Ultimas Noticias

wrapper

Jorge Pinto

Estimados lectores, en esta semana la ejecución de dos hermanos se viralizó en las redes sociales: uno de ellos era Profesor de secundaria y el otro Odontólogo, dicha ejecución se dio por parte de elementos de la Policía Municipal frente a su domicilio en la ciudad de Orizaba, Veracruz.

Asimismo, las ejecuciones que día a día son noticia en el Estado de México, como ejemplo en esta semana Filiberto de 16 años fue encontrado con huellas de tortura y una joven de 17 años fue encontrada el miércoles pasado en un lote baldío con huellas de haber sido abusada sexualmente y, las preguntas que muchos nos hacemos son: ¿Por qué no se respeta el Estado de Derecho? ¿Por qué no se respetan los Derechos Humanos? Para empezar, debemos partir por definir qué es el Estado de Derecho, pues bien, según el Dr. Dante Jaime Haro Reyes; el Estado de Derecho es aquel Estado en el que autoridades e individuos se rigen por el derecho, y éste incorpora los derechos y las libertades fundamentales. Es aplicado por instituciones imparciales y accesibles que generan certidumbre.  Esto quiere decir, que en un Estado donde existen leyes estas se aplican eficazmente. Asimismo, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, contempla elementos propios de un Estado de Derecho, donde se consagran las garantías de certeza (artículos 103, 107, 71, 72 y 73) y seguridad jurídica (artículos 14 y 16).

                       Ahora bien, los Derechos Humanos: son el conjunto de atribuciones, prerrogativas o facultades que tenemos por el solo hecho de ser seres humanos y que se encuentran establecidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y previstas en la Constitución Mexicana (artículos 1o. al 29).

                       Por lo tanto, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos son las dos caras del mismo principio: la libertad para vivir con dignidad. El Estado de Derecho y los Derechos Humanos guardan una relación indivisible e intrínseca en el que lo esencial es que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de derecho, desafortunadamente en México este principio no ha prevalecido y se ha permitido a los grupos de delincuencia organizada imponer sus propias reglas, de igual modo los cuerpos policiacos en muchos casos han sucumbido ante los montones de dinero que pagan los grupos delictivos para operar a sus anchas e incluso la misma policía se encarga de ejecutar los encargos de muchos criminales y, por si fuera poco los niveles de corrupción que existen desde los más altos funcionarios hasta los ciudadanos de a pie.

El problema en México nos es la falta de normas jurídicas, si no la falta de aplicabilidad. El gobierno debe darle la importancia necesaria al fomento de la cultura de legalidad, para que los servidores públicos respeten la ley y los ciudadanos también.

 

SJ Financial II - шаблон joomla Форекс