El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó que hasta el momento suman 73 personas fallecidas y 74 lesionadas por la explosión en una toma clandestina en el municipio de Tlahuelilpan.

En conferencia de prensa conjunta, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, indicó que hay 59 carpetas de investigación y han sido atendidas más de 300 personas por estos hechos.

El funcionario estatal detalló que actualmente las condiciones en la comunidad afectada por la explosión son de calma y se ha brindado certidumbre en las acciones.

Refirió que de los heridos, 24 personas son atendidas en los hospitales de Hidalgo, mientras que otras 50 fueron trasladadas a hospitales de la Ciudad de México, Estado de México, Querétaro y Guanajuato.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ofreció completo apoyo a las víctimas de la explosión de una toma clandestina de un ducto de Pemex en el poblado de Tlahuelilpan, Hidalgo.

En declaraciones a los medios, acompañado por el gobernador de la entidad, Omay Fayad, enfatizó que su gobierno va a fortalecer el combate al robo de combustible, "vamos a continuar hasta erradicar esta práctica".

Detalló que los pobladores de Tlahuelilpan querían entrar a la zona de la explosión, "pero todavía no es conveniente, hay que evitar riesgos mayores, hay que actuar haciéndole caso a las autoridades encargadas de atender esta tragedia".

Luego de realizar un recorrido junto con autoridades federales por el lugar donde explotó la toma clandestina de combustible en el municipio de Tlahuelilpan, el gobernador Omar Fayad dijo que su administración apoyará con gastos médicos y funerarios a las víctimas del siniestro.

Agregó que la Procuraduría de Justicia del estado coadyuvará con la Fiscalía General de la República a determinar mediante videos las causas de la conflagración.

Mientras peritos de la Procuraduría de Justicia del Estado de Hidalgo continúan con el levantamiento de cuerpos calcinados por la explosión de una toma clandestina de un ducto de Pemex en esta localidad, familiares de los fallecidos deberán practicarse pruebas genéticas para facilitar la identificación de los cadáveres.

Para recibir información, en el lugar del siniestro han acudido cientos de personas que buscan a sus familiares desaparecidos que pudieran encontrarse en el área donde ocurrió la explosión.

Las autoridades de la Procuraduría estatal han informado a estas personas que acudan al Ministerio Público que se ubica en Mixquiahuala donde se les practicará un examen de genética para que sea comparado con los restos de los cuerpos que han sido encontrados.

Expertos de Petróleos Mexicanos (Pemex) arribaron a la zona de la explosión de un ducto de Pemex, para supervisar la búsqueda de posibles víctimas que aún estén enterradas en las inmediaciones del lugar.

El titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, Ángel González Ramírez, explicó que personal de la empresa productiva del Estado debe llevar a cabo el análisis del terreno para realizar más búsquedas, pues conocen las características del producto.

González Ramírez hizo un llamado a la población a que comprenda que el proceso de recuperación de cuerpos necesita un procesamiento del área del resguardo, lo que lleva un tiempo considerable, luego de que pobladores han impedido en repetidas ocasiones el acceso de especialistas y funcionarios.

El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, informó que hasta el momento no hay personas indiciadas o detenidas por la explosión de una toma clandestina en un ducto en la población de Tlahuelilpan, en Hidalgo.

Indicó que entre las primeras hipótesis de lo que pudo haber generado la explosión está el intenso movimiento de personas, cuya fricción en la ropa habría generado una chispa que pudo activar el combustible o los gases en el lugar. Aclaró que esta hipótesis podrá descartarse o confirmarse durante las investigaciones.