Ante le eminente postulación por parte de MORENA Puebla de Luis Miguel Barbosa al gobierno del estado, el senador con licencia Alejandro Armenta no quita el dedo del renglón y mantiene la postura de confrontación con la dirigencia nacional del partido pues considera que fue injusta la designación de su “compañero” de partido.

Esta disputa interna denota una clara ruptura entre miembros, dirigentes e incluso con el mismo Andrés Manuel quién se ha mantenido al margen del conflicto mostrando una postura imparcial en este proceso, por lo menos de manera abierta.

El comisionado electoral de MORENA, Carlos Figueroa Ibarra Reprobó en plena conferencia de prensa la actitud asumida por el Senador Armenta Mier, misma postura a la que se ha sumado Yeidckol Polevnsky al que han calificado como deshonesto pues según los dirigentes de MORENA- Armenta incluso ha pedido “puestos” en el gabinete de Barbosa para apoyarlo en su aspiración a la Gobernatura.  

Es curioso como los mismos contrincantes y adversarios del Movimiento de Regeneración en Puebla de cara a las “nuevas” lecciones son ellos mismos; mientras entre los propios militantes se enfrascan en una guerra sin cuartel, el que observa de manera pacífica y en paz es el Doctor Cárdenas, quién hoy parece la salida congruente para los poblanos, que por cierto… están cansados de tanta violencia (física, política y mediática, incluso)

“Lamento las descalificaciones a mi persona. @yeidckol siempre tendrá mi respeto, yo actúo con la ley en la mano en defensa de mis derechos. @PartidoMorenaMx está a favor de la democracia” Armenta. Palabras que deben preocupar al propio presidente de la Republica pues, es bueno que su partido pregone la paz y la mediación a través del dialogo, sin embargo- con las acciones demuestran lo contrario.

¿Qué pasara con la elección en Puebla? Solo el tiempo lo dirá, pero deben pensar los militantes (cualesquiera que sea el color e ideología) que las batallas se pueden perder también a través del hartazgo social, o sea… no cansen a la sociedad con peleas innecesarias y si llegan al poder, realicen acciones “verdaderas” y reales en favor de los que los llevaron a esas cúpulas; recuerden que la gente aunque a veces no lo parece, también posee memoria colectiva.