Si el político en plena elección no es conocido, posiblemente este destinado al fracaso; en su defecto a perder en la contienda… debe brillar ante las cámaras y aparecer en primeras planas de los medios de comunicación, debe tener el cariño, confianza y respaldo de la gente, sin embargo ¿Cómo aparecer en cámara si tal vez, no es del agrado ni de su propio partido?

 

Parece que la campaña de Enrique Cárdenas no va del todo a su favor, tras realizar eventos en donde su nivel de convocatoria es casi nulo, empiezan a surgir las dudas, incluso de los propios miembros de los partidos que le habían dado el respaldo en este elección; es una pena para Cárdenas que el líder de Acción Nacional en el estado, Pablo Rodríguez Regordosa se lave las manos juntos a los propios panistas por los actos de bajo nivel de convocatoria, dicen que “La ropa sucia se lava en casa”

Tal vez el PAN debería apoyar a SUMAMOS (grupo fiel seguidor de Cárdenas) y arroparlo con la experiencia de estos y que le hace falta a “aquellos” en lugar de aventarlos al ruedo y evidenciarlos; pero tal vez, solo esperan el declive de su propio candidato, ya que de otra forma no se comprende porque las diversas actitudes de crítica hacia Enrique y su campaña- “hasta parece que quieren verlo caer”.

¿Será adecuada la estrategia de Cárdenas?

No lo es, en el sentido de que los gobiernos cercanos a la gente son mas exitosos; por lo menos en la época actual así está funcionando- Cárdenas no es mal visto por los “pocos que lo han visto” sin embargo ahí está el problema, son muy pocos los que lo han visto y conocen en persona, entonces ¿Por qué el acercamiento? –Así también se gana la confianza de la gente- y sino pregunten al propio Andrés Manuel, quién durante años realizo visitas a zonas que muy pocos visitan y gracias a ello… hoy es el político con más aceptación en la república y además el más querido gracias a su carisma.

Entonces la estrategia no es mala, por el contrario es excelente, lo que no es excelente es el poco tiempo que le queda a Cárdenas a las personas de que le den su confianza, el tiempo apremia y los políticos y dirigentes al igual que el tiempo; no se detendrán y pasaran factura…